Cómo crear un producto o servicio digital desde cero

Probablemente, si has llegado hasta aquí, tienes una idea de negocio y la estás intentando desarrollar. Soy Javier Moreno, mentor en espacio_RES, y mi objetivo en este artículo no es darte una guía perfecta de cómo tener éxito creando productos desde cero (no hay una fórmula mágica que no traiga consigo muchos quebraderos de cabeza y mucho trabajo). Lo único que quiero que veas es que se puede simplificar el proceso minimizando la inversión desde el principio.

En este punto, estarás pensando que para crear este producto digital lo primero que necesitarás será contratar a un equipo de desarrolladores o buscar a alguien (un primo, una hermana, un amigo…) que sea capaz de plasmar tu idea y convertirla en algo usable. Normalmente, si es la primera vez que te enfrentas a este problema, pensarás que es la mejor solución e invertirás bastante tiempo y dinero en conseguir que alguien o tú mismo lo consiga. Aquí nos encontramos el primer error (mucho más frecuente de lo que puedas pensar, créeme, lo he vivido). Además, nos suele pasar que estamos tan enamorados de nuestra idea que nos suele costar ver sus defectos.

La idea de crear un producto o servicio digital sin saber programar hace unos años era impensable, no obstante, en los últimos años han aparecido varias tecnologías no-code que nos permiten plasmar nuestras ideas sin picar una sola línea de código. El uso del no-code nos permitirá validar nuestra idea antes de realizar una inversión en tecnología que puede condicionar nuestro negocio antes incluso de empezar. Pero antes de todo esto, debemos tener claro lo que queremos conseguir. ¿Cuál es nuestra misión?

Enamórate del problema, no de la solución

Si te paras por un momento a pensar en las startups más exitosas de los últimos años, todas ellas tienen algo en común; todas solucionan un problema muy identificado. Dropbox, por ejemplo, identificó que cuando tenías que almacenar archivos dependías de un hardware para guardarlos. AirBnb nació cuando 2 de sus fundadores se encontraron con problemas para pagar el alquiler a final de mes, y coincidió que había un evento en San Francisco y todos los hoteles estaban llenos… ¿Qué es lo que hicieron? Comprar colchones hinchables para su apartamento y alquilarlo a asistentes al evento.

Como podrás imaginar, ninguna de las startups (ya gigantes) que hemos mencionado hubiera crecido si se hubiesen enfocado solo en su solución, sin pensar en el valor que le aportaban a la sociedad.

Para mí, si quieres tener éxito creando algo desde cero lo primero en lo que te tienes que centrar es en el problema. ¿Qué valor estoy aportando o pretendo aportar realmente? Ni que decir tiene que una vez tenemos claro el problema tenemos que estudiar bien a la posible competencia.

Del problema al mercado - Conociendo a nuestros clientes

Una vez tenemos identificado el problema, lo siguiente es conocer a la persona que tiene ese problema (nuestro futuro cliente). Para conocer a nuestro posible cliente nos debemos hacer varias preguntas básicas:

¿El cliente sabe que tiene ese problema?
¿Estaría dispuesto a pagar por una solución a ese problema?
¿Qué necesitarían para solucionar su problema?

Podríamos enumerar 50 preguntas más para esta fase de descubrimiento de cliente, pero el objetivo de hoy es definir qué pasos debemos seguir para crear nuestro producto desde 0. Para conocer a nuestros clientes la opción más sencilla es la de elaborar un formulario con estas preguntas. Podemos usar herramientas como Typeform, Jotform o Google Forms para recoger todas nuestras respuestas. Además, para el envío de estas encuestas, contamos con otras herramientas de e-mail como Mailchimp, Moosend o cualquier CRM.

Del cliente al MVP - Empezamos a desarrollar nuestra solución

Cuando hemos conseguido toda esta información de nuestros clientes será cuando podamos empezar a desarrollar nuestro MVP (producto mínimo viable). Este MVP es el que te dará la información acerca de si estás siguiendo el rumbo correcto. Tenemos una hipótesis que queremos validar, para validar esa hipótesis y, siempre en colaboración de nuestros futuros clientes, debemos pensar cómo vamos a solucionar ese problema.

La mejor forma de solucionar algo sin programar es que nuestros posibles clientes validen lo que queremos. Para ello, mi recomendación es construir prototipos. Para crear prototipos tenemos varias opciones como Adobe XD o Figma. Los prototipos son muy útiles para conocer si estamos solucionando un problema. Cuando un posible cliente ve con sus propios ojos lo que puedes ofrecer es cuando realmente sabes lo que tienes que construir.

Con todo este feedback recibido desarrollaremos nuestro MVP. Ya sabemos qué es lo que puede funcionar y hemos evitado desarrollar un proyecto gigantesco sin haber traccionado con el mercado. Además, cuanto antes lancemos nuestro producto antes podremos aprender de nuestros clientes. El no-code nos ofrece varias alternativas para el desarrollo de apps como serían GlideApp, Bubble o Adalo. Podemos automatizar nuestro sistema de cobros con Stripe, ofrecer un chatbot con Landbot, hacer automatizaciones entre apps con Zapier o Integromatic, crear una página web con WordPress, integrar nuestro tienda online con Woocommerce, Shopify o Wix y muchas cosas más.

Como ves, nuestras opciones son infinitas. Por ello, te voy a dejar dos listas de aplicaciones no-code que van a servirte a desarrollar tu producto digital desde cero sin tener que invertir.

Tu producto nunca estará terminado, siempre se podrá mejorar. Por eso, lo que hay que hacer al crear un producto digital desde cero es aprender, iterar y aprender. Es muy importante identificar las métricas de nuestro producto que nos puedan ayudar en su crecimiento. Con todas estas métricas podremos observar lo que funciona y lo que no, así como tomar decisiones en base a datos.

Javier Moreno

Head of Product & Customer Success en Zinkee

Empezó su carrera en los departamentos financieros de Glamping Hub y Chekin. Más tarde, descubrió su pasión por la creación de productos digitales y la gestión de proyectos; realizando varios cursos en Scrum y trabajando como Product Owner. Actualmente, dirige los departamentos de Producto y Customer Success en Zinkee, la solución todo en 1 para empresas.