No es tan fácil que tu web corporativa tenga calidad
× INICIO ACERCA DE ¿QUE ESTÁ PASANDO? COMUNIDAD NUESTROS PROYECTOS MENTORES SER_RES

Intuitivamente parece fácil hacer una web con unas cuantas páginas: portada, quienes somos, servicios, contacto y ve tirando.

Intuitivamente parece fácil hacer una web con unas cuantas páginas: portada, quienes somos, servicios, contacto y ve tirando.

Lo que pasa que, como todo, se puede hacer con muy distinto nivel de calidad y en la web hay la suficiente mezcla de tecnologías como para que sea un sistema más complejo de lo que parece. Que todo esté al mismo nivel no es obvio: sistemas, software, contenido, marketing, SEO, …

Y cada uno de estos apartados en un mundo en sí mismo.

En un mundo repleto de canales por los que cualquier marca puede obtener visibilidad: apps para dispositivos móviles, redes sociales, blogs, email marketing, … la página web corporativa sigue siendo imprescindible porque es tu casa, es la raíz desde dónde debe surgir todo. Lo que debe compartir en redes sociales, desde dónde se deben apuntar a la lista de correo, desde dónde debe informarse de la actualidad de la empresa. Además, es el único canal que se administra privadamente, sin interferencias de terceros que pueden gestionar el material como les venga mejor.

La web corporativa representa a la marca y bajo esta idea hay que cuidarla. Si los posibles clientes le perciben descuidada u obsoleta esa será la imagen que se lleve de nosotros. Atrás quedó el diseño web corporativo de la década pasada en que todos los elementos, funcionalidades y contenidos que incorporaban eran casi por completo estáticos.

Mucho han cambiado las cosas, y hoy en día deben principalmente adaptarse a criterios SEO, de diseño responsive, usabilidad y de estrategia de contenidos. Si la web corporativa de tu empresa no está cumpliendo con estos criterios ya está perdiendo dinero.

Repasemos las secciones tradicionales de una web corporativa:

  • Portada. Es la más relevante aunque no tanto como hace unos años. Ahora la gente busca la webs en los buscadores y puede que no aterricen directamente en la portada sino en cualquiera otra. Debe contener de un sólo vistazo acceso a toda la información con la que captar la atención del usuario.
  • Quienes somos. Normalmente es la primera que se visita tras la portada porque el visitante quiere saber la historia de la empresa y de dónde viene. Su buena redacción es fundamental. Los copywriter le dedican mucho tiempo a esta página. Además de la historia de la empresa puede contener nuestra misión, valores, historia y personas.
  • Servicios. En esta página contaremos a qué nos dedicamos. Según nuestra estrategia de contenidos podrá contener una relación exhaustiva de cosas (no recomendable hoy en día porque aburre a las ovejas) o una idea general más resumida con una llamada a la acción que nos convenga como una formulario de contacto, hacer el que visitante deje su correo o lo que nos convenga que haga. Debe estar enfocada a resultar interesante a nuestro cliente ideal.
  • Contacto. Aunque debe contarle a nuestros visitantes todas las formas que tienen de hablar con nosotros una versión resumida o rápida debe estar en todas las páginas del sitio, por ejemplo, en la cabecera, el pie de página o una barra lateral porque llegue a la página del sitio donde llegue el visitante debe poder conectar con nosotros.

Hablemos ahora de las cosas en las que suelen fallar las páginas corporativas para no caer en esto:

  • Diseño no adaptado a cualquier dispositivo. La mayoría de tráfico hoy en día viene de móviles y tablets, la gente navega desde el sofá. Muchas webs se ven bien en un ordenador y tienen elementos superpuestos, botones inaccesibles y cosas similares en móvil, con que la matan la experiencia de usuario. Hay que diseñar pensando que el móvil se ve de la mejor forma posible.
  • Mala experiencia de usuario. La web debe ser rápida así que cuanta menos cosas tenga mejor (sin dejarnos nada fuera), que se encuentren las cosas fácilmente, con los menos clicks posibles.
  • SEO on page no optimizado. Esto significa que la web esté bien escrita técnicamente. Que las marcas HTML sean sintácticamente correctas, por ejemplo, que no hay un título 2 sin un título 1 que lo contenga. Que no haya enlaces rotos ni imágenes sin texto alternativo para los navegadores que no las carguen. Que esté bien categorizada, que no tenga contenido duplicado, que contenga las palabras clave que deba, que tenga enlaces a contenido interno y muchas cosas más. Es un camino arduo y largo pero que merece la pena recorrer.
  • Hacer difícil compartir el contenido. Hay que hacerle le vida fácil a quién quiere compartir nuestro contenido con en sus redes sociales por lo que hay que tener botones para compartir cualquier sección o artículo del blog, botones de acceso a redes sociales, comentarios, etc.
  • No tener una estrategia de captación de leads (posibles clientes). Muy bien un visitante ha llegado a nuestra web y le está interesando lo que ve, ¿cómo se pone en contacto con nosotros, cómo nos compra o nos contrata? Hay que establecer cuál será su camino para hacerlo y no dejar las cosas al azar.
  • Nula actualización de contenidos. La mayoría de webs corporativas tiene el mismo contenidos años y años con lo que no se sabe si detrás hay alguien o ya no desaparecido la empresa. Una buena estrategia de contenidos le da valor a la empresa, muestra interés en su trabajo, conecta con las personas, etc. Difícil de mantener con regularidad pero imprescindible.

No es tan fácil hacerlo bien, ¿no?

Ingeniero informático trianero que trabaja administrando la informática de sus clientes desde su empresa de consultoría Industrias I. Usa WordPress desde 2005 y dentro de la comunidad es uno de los moderadores de los foros de soporte en español, traductor, coorganizador de la MeetUp WordPress de Sevilla y de la WordCamp de Sevilla.

MÁS DE ESPACIO_RES
Suscríbete para estar al día de todo lo que sucede en espacio_RES
Ven a vernos
hola@espaciores.org
0034 617785034
Avenida República Argentina 25, planta 9, CP. 41011 Sevilla
Google Maps