Si miras un olivo, ¿qué ves?
× INICIO ACERCA DE ¿QUÉ ESTÁ PASANDO? COMUNIDAD NUESTROS PROYECTOS MENTORES SER_RES

Si miras un olivo ves un olivo. Sin embargo, cuando Jose Alfredo, Alberto Alfonso, Adrián y Pablo miran a un olivo ven a un superhéroe con capa verde que tiene un gran superpoder: neutralizar las emisiones de carbono. Hace 5 años, en un pueblo de Teruel, iniciaron el proyecto Apadrina Un Olivo. Ante sus ojos, el pueblo de Oliete, estaba desapareciendo y la inconformidad hizo que se pusieran manos a la obra.

Todo comenzó cuando Alberto Alfonso se encontraba con su familia recogiendo la buena cosecha de ese año, mientras recogía olivas miraba a su alrededor y veía el abandono que sufrían las tierras colindantes. Nadie las cultivaba. ¿Qué podía hacer? Pensó que Internet era la solución para vincular a olivos y personas. Conoció a Adrián y Pablo, unos ases de la informática. Y fue entonces cuando el proyecto arrancó con una misión clara: lograr producción de olivares abandonados, generar empleo digno e inserción social y hacer fuerte la economía sostenible en Oliete.

¡Pero había más! Tenían una visión mucho más ambiciosa. Querían cambiar la percepción del consumidor a la hora de comprar, querían generar compras más responsables con los pueblos, mas conscientes con el agricultor, con nuestra cultura, con la naturaleza y sobre todo con nuestro presente y futuro.

Necesitaban financiar la actividad para lograr activar el proceso y por eso crearon el apadrinamiento que daría pie a la creación de una marca de aceite responsable “Mi Olivo”.

Jose Alfredo, ¿en qué consiste el apadrinamiento?

“Entrando en www.apadrinaunolivo.org puedes seleccionar el olivo que quieres recuperar, bautizarlo y hacer seguimiento de su recuperación mediante la aplicación “Mi Olivo”. Además, los padrinos se pueden apuntar a las visitas que organizamos para conocer su olivo y el proyecto. Por último, después de la cosecha enviamos a casa de los padrinos y/o madrinas 2 litros de aceite que hayamos generado de los olivos que estamos recuperando. También diseñamos un programa para empresas que quieran vincularse”

Y, ¿por qué AUO es un proyecto diferente?

“En la actualidad, España cuenta con 8.000 municipios de los cuáles prácticamente la mitad no alcanzan los 500 habitantes. Son pueblos sin relevo generacional. En unos 10 o 20 años la falta de una economía sostenible hará que sean abandonados. La despoblación genera en estos pueblos el abandono de cultivos y recursos valiosos.

Los terrenos abandonados suelen ser <<minifundios>> que tenían sentido en el pasado para el consumo familiar, pero en una economía de costes y mercado su rentabilidad es deficitaria. Hay carencia de mano de obra cualificada para el cuidado del pueblo y el dueño de las tierras suele ser una persona mayor que ya no está capacitada para mantenerlas.

Los pocos agricultores que existen no están empoderados por una marca que haga el cultivo del minifundio rentable. En el caso de la recuperación del olivo la implicación es de 4 o 5 años de inversión, con muy bajo retorno en olivas. Este hecho hace casi imposible que una familia o agricultor pueda poner en valor una explotación abandonada.

No es un secreto que en estos pueblos existe una gran brecha social y de oportunidades, que sin lugar a dudas, tiende a ser más significativa con los colectivos en exclusión. Y se añade el gran desconocimiento que hay sobre la problemática de la despoblación, así como la falta de iniciativas y productos que pongan en valor y generen conciencia sobre la problemática comentada de una forma innovadora.

Apadrina Un Olivo da solución a todos los problemas mencionados anteriormente. Con el apadrinamiento hace que la sociedad en general pueda ser la que soluciona esta problemática, permitiendo a todo el mundo caminar de la mano de agricultores y cultivos. Con “Mi Olivo”, marca de consumo responsable, remunera y trata de manera justa a la naturaleza, a los agricultores y a las personas en exclusión. Además, ofrece al consumidor ser parte de un proyecto que va más allá del aceite, generando historias y bienestar”

¿Cuál ha sido el momento más duro al que te has enfrentado? ¿Y el más feliz?

“El momento más duro es la soledad del inicio, donde asistes a eventos y no conoces a nadie. El trabajo lo desarrollas desde casa pudiendo pasar el día sin cruzar una palabra con nadie, sin soltar una carcajada. Al final, poco a poco te abandonas como persona, todo a favor del proyecto. Me tomó tiempo entender que esta no era la manera más correcta de emprender.

Pero, el proyecto está lleno de momentos dignos de paralizar el tiempo y quedarte en ellos para siempre. Quizás cada vez que voy a Oliete y veo el impacto real de lo que hacemos, sea uno de esos momentos felices”

Jose Alfredo tiene el futuro claro, va a continuar desarrollando el proyecto y quieren ser capaces de llevarlo a más áreas rurales. Para él, las cualidades que definen a un emprendedor social son la perseverancia y la determinación a raudales. Para él los espacios de incubación y crecimiento como espacio_RES son importantes para suplir con los momentos de la soledad del emprendimiento, lograr conexiones que de otra forma no se darían, compartir preocupaciones y motivaciones con gente que tiene el mismo ADN. El emprendimiento social es una carrera de fondo, y aconseja que hay que llenarse de visión a diario y recordar, cada día, por qué se inició el viaje.

En los últimos 100 años de Oliete se ha dado un drástico decrecimiento de la población, actualmente hay 360 habitantes y 100.000 olivos centenarios de gran valor abandonados. Por suerte, Apadrina Un Olivo ha recuperado 8.300 y ha generado 22 puestos de trabajo. Animan a todo el mundo a que formen parte del cambio que desean porque, sea como sea, sus acciones dejan huella. Siguen con el reto de salvar a los olivos restantes. En espacio_RES sabemos que lo lograrán.

MÁS DE ESPACIO_RES
Suscríbete para estar al día de todo lo que sucede en espacio_RES
Ven a vernos
hola@espaciores.org
0034 617785034
Avenida República Argentina 25, planta 9, CP. 41011 Sevilla
Google Maps